Archivos

Unas enzimas convierten cualquier sangre en tipo O

La siguiente lectura son extractos de una noticia publicada en la pagina electrónica NeoFronteras (Noticias de ciencia y tecnología) el 10 de abril del 2007 y nos anuncia un importante avance en el área de la medicina.

Unas enzimas convierten la sangre de los tipos A, B y AB en tipo O, que es el grupo sanguíneo donante universal. De este modo en el futuro no habrá, en teoría, problemas de escasez de ciertos grupos sanguíneo al poderse transformar todos ellos en sangre tipo 0.
Los glóbulos rojos pueden contener en la superficie de la membrana celular antígenos en forma de moléculas de carbohidratos de los tipos A y B. Si está presente uno de ellos tendremos sangre del grupo A o B respectivamente. Si no hay ninguno de ellos se tiene el grupo O y si están los dos tendremos sangre del tipo AB. Si una persona recibe una transfusión de un grupo con algún antígeno A o B que no esté presente en la sangre del receptor puede producir una reacción por parte su sistema inmunitario que puede poner en peligro su vida, una posibilidad accidental que pasa una vez cada 15.000 transfusiones en promedio.
De este modo, si por ejemplo, a un individuo con sangre que contiene antígenos de grupo A se le transfunde sangre del grupo B sufrirá una reacción de rechazo por parte de su sistema inmune, pero si se le transfunde de tipo O esto no sucederá.
Como la sangre de tipo O no contiene ninguno de estos antígenos no puede producir este tipo de reacción. La sangre de tipo O es la más común, pero siempre hay déficit debido a su carácter de grupo universal y que las personas de ese grupo sólo pueden recibir sangre de este mismo tipo.
En 1980 un equipo norteamericano de la compañía ZymeQuest (Beverly, Massachusetts) mostró que una enzima contenida en las semillas de café podía eliminar los antígenos de tipo B de las células sanguíneas, aunque el proceso era tan ineficiente que no podía ser utilizado de manera práctica.
Henrik Clausen de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) y sus colaboradores de ZymeQuest buscaron enzimas más eficientes para realizar esta tarea en bacterias y hongos. Probaron más de 2500 tipos de estos microorganismos, y ahora han tenido éxito.

Han encontrado que una enzima producida por bacteroides fragilis elimina el antígeno B y que otra procedente de elizabethkingia meningosepticum (patógeno que causa un tipo de meningitis en niños) elimina el antígeno tipo A. Estas enzimas (glicosidasas), una vez purificadas, son altamente eficientes, incluso más de 1000 veces mejores que la enzima encontrada en el café.
La combinación de las dos enzima convierte cualquier grupo sanguíneo en grupo O. Esto abre las puertas a la producción de sangre del grupo O a partir de los otros grupos y obtener así sangre universal.
Esperan realizar pruebas clínicas este mismo año para ver si la sangre obtenida de este modo es válida para transfusiones.

Anuncios

Descifrado el genoma del Mamut lanudo

La siguiente noticia fue publicada en el blog noticias de ciencia por Paco Gil el 28 de enero del 2006.
Un equipo de investigadores ha hecho historia al trazar el mapa de una porción del genoma del mamut lanudo. El descubrimiento ha causado un gran asombro en la comunidad científica. Según los genetistas, ahora es posible descifrar el genoma de especies extinguidas.

El logro es obra de un genetista de la Universidad de   McMaster, en colaboración con investigadores del  genoma de la Universidad Estatal de Pensilvania y del Museo Americano de Historia Natural. Hendrik Poinar,  un experto en genética molecular evolutiva, del departamento de antropología y patología de la Universidad de McMaster, explica que su estudio involucra el ADN nuclear vital del mamut, en lugar del mitocondrial de menor importancia, sobre el que se basaron estudios anteriores.

El azúcar, tan tóxico como el alcohol

La siguiente noticia fue publicada por Pilar Quijada el día 2 de marzo del 2012 en la página electrónica  ABC. es, nos comenta en este texto los peligros que representa el consumo elevado de azucares.

El alto consumo de azúcares, en especial fructosa, presente en alimentos precocinados y bebidas podría estar detrás de la obesidad y las enfermedades asociadas a ella, conocidas como síndrome metabólico, advierte en «Nature» Robert H. Lustig, neuroendocrino estadounidense conocido por su cruzada contra la fructosa.
Argumenta que esta sustancia es tan tóxica como el alcohol y debería recibir igual trato. «Está demostrado que puede favorecer el síndrome metabólico, un conjunto de patologías que se consideran factores de riesgo para el infarto de miocardio, angina o ictus», señala Petra Sanz, de la Sociedad Española de Cardiología.
Esteban Jódar, jefe de Servicio de Endocrinología del Hospital Quirón de Madrid, corrobora que se va estableciendo la relación entre bebidas ricas en fructosa y síndrome metabólico. La ingesta abundante desarrolla resistencia a la insulina y a la leptina, hormona que regula el nivel de lípidos en sangre, y acelera la obesidad, como muestra un estudio del CIBERobn,  explica Miguel Ángel Martínez Olmos, del Complejo Hospitalario de Santiago de Compostela.

¿Qué es la anemia?

El texto que a continuación se presenta fue tomado de la pagina electrónica de National Heart Lung and Blood Institud y se publicó en enero del 2011, nos dan a conocer brevemente lo que es la anemia, un padecimiento muy común en cualquier estrato social.
La anemia es una enfermedad en la que la sangre tiene menos glóbulos rojos de lo normal. Los glóbulos rojos son células que conforman la sangre. También se presenta anemia cuando los glóbulos rojos no contienen suficiente hemoglobina. La hemoglobina es una proteína rica en hierro que le da a la sangre el color rojo. Esta proteína les permite a los glóbulos rojos transportar el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo.

Si se tiene anemia, el cuerpo no recibe suficiente sangre rica en oxígeno. Como resultado, se puede sentir cansado y tener otros síntomas. En los casos graves o prolongados de anemia, la falta de oxígeno en la sangre puede causar lesiones en el corazón, el cerebro y otros órganos del cuerpo. La anemia muy grave puede incluso causar la muerte.

La sangre tiene varios componentes, entre ellos los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, las plaquetas y el plasma (la parte líquida de la sangre).

Los glóbulos rojos tienen forma de disco y se ven como una rosquilla sin agujero en el centro. Transportan oxígeno y retiran del cuerpo el dióxido de carbono, que es un producto de desecho. Estas células se producen en la médula ósea, que es un tejido esponjoso que se encuentra en el interior de los huesos.

Los glóbulos blancos y las plaquetas también se producen en la médula ósea. Los glóbulos blancos ayudan a combatir las infecciones. Las plaquetas se unen unas a otras para sellar cortaduras pequeñas o rupturas de las paredes de los vasos sanguíneos y detener el sangrado. En algunas clases de anemia los tres tipos de células de la sangre pueden estar disminuidos.

Existen tres causas principales de la anemia: pérdida de sangre, falta de producción de glóbulos rojos o mayor velocidad de destrucción de los glóbulos rojos. Estas causas pueden deberse a varias enfermedades, problemas de salud o factores de otro tipo.

El mejor mordedor

La siguiente lectura  es una noticia tomada de la página electrónica Física hoy. Al analizar esta noticia publicada el día 15 de marzo del 2012 podemos identificar varias de las características que son comunes en todos los seres.

Todos los Crocodilios poseen una gran fuerza en la mandíbula que podrían acabar con la vida de cualquier animal, de acuerdo con un informe publicado en la revista de acceso libre PLoS ONE. Los autores del estudio, dirigido por Gregory M. Erickson, de la Florida State University, midieron las fuerzas de las mordeduras, así como las presiones de los dientes, de 23 adultos de especies de Crocodilios distintos, entre ellos cocodrilos, lagartos, caimanes y gaviales. El ganador ha sido el cocodrilo marino (Crocodylus porosus) de 1.700 kg, generando presiones superiores a 25.311 kg/cm2. Nuestro estudio ha permitido una comprensión global de las relaciones entre la anatomía, la biomecánica, el rendimiento y la ecología entre los crocodilios vivos y fósiles. Cabe destacar que los mayores cocodrilos extintos generaban fuerzas de mordedura superiores a 23 mil libras, valores dos veces mayores que el T. rex. Los investigadores encontraron que la fuerza de mordedura se correlaciona con el tamaño corporal, pero sorprendentemente apenas existe relación con la forma del diente, la dieta o la forma de la mandíbula. Los resultados sugieren que, los crocodilios, una vez desarrollaron su notable capacidad de generación de fuerza, modificaron cambios en el tamaño corporal y dental, dando lugar a diferentes fuerzas y presiones, adaptándose, de esta manera, a la alimentación que obtenían del medio.