Archivo de etiquetas| biologia

TRABAJO FINAL DE BIOLOGÍA I

Actividad 1:

Muerte celular programada o apoptosis

¿Alguna vez has escuchado mencionar en los comerciales de cremas faciales sobre todo en las antienvejecimiento,  que estas contienen lisosomas? Bien pues los lisosomas juegan un papel muy interesante en los procesos de  autodestrucción  de las células llamados apoptosis o muerte celular programada.

Image

Cuando la célula recibe ciertas señales, ya sea del exterior o del interior de ellas, sus lisosomas se rompen, las enzimas que contienen digieren todo el contenido celular y se destruye la célula. A este proceso se debe el envejecimiento, en el cual se mueren más células de las que se producen, pero también gracias a la apoptosis se destruyen posibles células cancerosas que podrían llegar a formar un tumor. El estudio de los lisosomas y de la apoptosis ha cobrado gran importancia en la actualidad y todavía hay que descubrir muchas cosas en ese campo. Así que ya sabes, los lisosomas nos mantienen jóvenes.

¿Qué son los miomas?

La lectura que a continuación te presento fue publicada en el blog http://www.exablate.mx.  Aquí nos proporcionan información muy útil sobre los miomas o fibromas uterino, mal que aqueja a muchas mujeres en el mundo.
Una de cada seis mujeres entre los 30 y los 50 años tiene miomas. Sus efectos se confunden fácilmente con los de la menstruación, y pueden causar un deterioro considerable en la calidad de vida de quienes los padecen.
Los miomas o fibromas uterinos son tumores benignos (no cancerosos) que se forman en las paredes del útero o a partir de ellas. Pueden presentarse solos o en grupos, y ser tan pequeños como una semilla o tan grandes como una toronja. 
Afectan a mujeres desde la edad reproductiva en adelante así que, aunque no es frecuente, pueden aparecer también en personas muy jóvenes.
Los miomas sintomáticos, generan los siguientes trastornos:
• Sangrados menstruales abundantes, prolongados y dolorosos que pueden llevar a la paciente a un estado de anemia.
• Inflamación abdominal, que en ocasiones es muy notoria (puede parecerse a un embarazo de hasta 5 meses).
• Mayor frecuencia para orinar y/o infecciones urinarias recurrentes.
• Estreñimiento.
• Dolores en la espalda baja o en las piernas.
• Dolor durante las relaciones sexuales.
Los miomas también pueden causar infertilidad, hacer más difícil el embarazo o ponerlo en riesgo.

Dormir mal nos predispone a contraer enfermedades

La siguiente lectura es un artículo publicado ene l blog Xataca Ciencia el día 25 de febrero de 2012 por Sergio Parra y cuya fuente es la revista Muy interesante. Aquí nos comentan lo importante que es para nuestro cuerpo dormir bien.Cuando viajamos a otro continente en avión y sufrimos jet lag, estamos en una situación delicada frente a las enfermedades (sobre todo gripes, resfriados y otras infecciones). Nada tiene que ver el avión ni el nuevo continente, sino el cambio horario, el haber dormido mal o a deshoras, que debilita nuestro sistema inmune.
Es lo que sugiere un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale y publicado en la revista Inmunity. De él se desprende que la eficacia del sistema inmune de nuestro organismo depende de su ciclo circadiano de 24 horas, es decir, del reloj biológico. Es decir, que a ciertas horas del día somos más vulnerables al ataque de los virus y las bacterias.

Se sabe, por ejemplo, que entre las 02:00 y las 06:00 de la madrugada las infecciones son más graves y el riesgo de mortalidad resulta mayor, sobre todo en unidades de cuidados intensivos (UCis) de los hospitales. Evitando la luz artificial para respetar el sueño de los enfermos en estas unidades, así como eliminando el ruido a ciertas horas, podrían evitarse muchas complicaciones, tal y como ha señalado el autor del estudio, el epidemiólogo Erol Fikring:

La gente sabe intuitivamente que, cuando alteran sus patrones del sueño, por ejemplo porque se despiertan a media noche o porque se acuestan muy tarde, están más predispuestos a enfermar.

Investigadores de la Universidad de Warwick (Reino Unido), en colaboración con la Facultad de Medicina Federico II, en Italia, han descubierto que las personas que duermen menos de seis horas cada noche son un 12 por ciento más propensas a fallecer de muerte prematura que aquellos que descansan cada noche entre las seis y ocho horas recomendadas.

Dormir demasiado o dormir poco incrementa tres veces el riesgo de afección coronaria en menores de 60 años, según la Academia Americana de la Medicina del Sueño. Si dormís menos de 5 horas al día, pues, buscad un remedio. Si dormís más de 9 horas, también. Se ignora la razón exacta, pero se sabe que la duración del sueño afecta a diversas funciones endocrinas y metabólicas relacionadas con la tolerancia a la glucosa, la sensibilidad a la insulina o la hipertensión, lo que puede originar el endurecimiento de las arterias.