Archivo de etiquetas| enfermedad

¿Qué son los miomas?

La lectura que a continuación te presento fue publicada en el blog http://www.exablate.mx.  Aquí nos proporcionan información muy útil sobre los miomas o fibromas uterino, mal que aqueja a muchas mujeres en el mundo.
Una de cada seis mujeres entre los 30 y los 50 años tiene miomas. Sus efectos se confunden fácilmente con los de la menstruación, y pueden causar un deterioro considerable en la calidad de vida de quienes los padecen.
Los miomas o fibromas uterinos son tumores benignos (no cancerosos) que se forman en las paredes del útero o a partir de ellas. Pueden presentarse solos o en grupos, y ser tan pequeños como una semilla o tan grandes como una toronja. 
Afectan a mujeres desde la edad reproductiva en adelante así que, aunque no es frecuente, pueden aparecer también en personas muy jóvenes.
Los miomas sintomáticos, generan los siguientes trastornos:
• Sangrados menstruales abundantes, prolongados y dolorosos que pueden llevar a la paciente a un estado de anemia.
• Inflamación abdominal, que en ocasiones es muy notoria (puede parecerse a un embarazo de hasta 5 meses).
• Mayor frecuencia para orinar y/o infecciones urinarias recurrentes.
• Estreñimiento.
• Dolores en la espalda baja o en las piernas.
• Dolor durante las relaciones sexuales.
Los miomas también pueden causar infertilidad, hacer más difícil el embarazo o ponerlo en riesgo.
Anuncios

Dormir mal nos predispone a contraer enfermedades

La siguiente lectura es un artículo publicado ene l blog Xataca Ciencia el día 25 de febrero de 2012 por Sergio Parra y cuya fuente es la revista Muy interesante. Aquí nos comentan lo importante que es para nuestro cuerpo dormir bien.Cuando viajamos a otro continente en avión y sufrimos jet lag, estamos en una situación delicada frente a las enfermedades (sobre todo gripes, resfriados y otras infecciones). Nada tiene que ver el avión ni el nuevo continente, sino el cambio horario, el haber dormido mal o a deshoras, que debilita nuestro sistema inmune.
Es lo que sugiere un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale y publicado en la revista Inmunity. De él se desprende que la eficacia del sistema inmune de nuestro organismo depende de su ciclo circadiano de 24 horas, es decir, del reloj biológico. Es decir, que a ciertas horas del día somos más vulnerables al ataque de los virus y las bacterias.

Se sabe, por ejemplo, que entre las 02:00 y las 06:00 de la madrugada las infecciones son más graves y el riesgo de mortalidad resulta mayor, sobre todo en unidades de cuidados intensivos (UCis) de los hospitales. Evitando la luz artificial para respetar el sueño de los enfermos en estas unidades, así como eliminando el ruido a ciertas horas, podrían evitarse muchas complicaciones, tal y como ha señalado el autor del estudio, el epidemiólogo Erol Fikring:

La gente sabe intuitivamente que, cuando alteran sus patrones del sueño, por ejemplo porque se despiertan a media noche o porque se acuestan muy tarde, están más predispuestos a enfermar.

Investigadores de la Universidad de Warwick (Reino Unido), en colaboración con la Facultad de Medicina Federico II, en Italia, han descubierto que las personas que duermen menos de seis horas cada noche son un 12 por ciento más propensas a fallecer de muerte prematura que aquellos que descansan cada noche entre las seis y ocho horas recomendadas.

Dormir demasiado o dormir poco incrementa tres veces el riesgo de afección coronaria en menores de 60 años, según la Academia Americana de la Medicina del Sueño. Si dormís menos de 5 horas al día, pues, buscad un remedio. Si dormís más de 9 horas, también. Se ignora la razón exacta, pero se sabe que la duración del sueño afecta a diversas funciones endocrinas y metabólicas relacionadas con la tolerancia a la glucosa, la sensibilidad a la insulina o la hipertensión, lo que puede originar el endurecimiento de las arterias.

¿Cómo diferenciar entre un resfriado y la gripe?

La siguiente lectura fue publicada en el blog Medicina .com  por María el día 21 de junio de 2009. Nos proporciona  algunos tips de como podemos identificar un resfriado común  de una gripa, esto nos servirá para tomar acciones pertinentes y evitar agravar el estado de salud.

Muchas personas suelen confundir entre ambas enfermedades, ya que ambas presentan síntomas similares, sin embargo, los enfermos de gripe presentan más malestares que aquellos con resfrío.

Cabe recordar que los síntomas varían entre cada persona, lo que complica un poco el determinar certeramente que enfermedad presenta. Existen algunos consejos que ayudarán a determinar cuál de estas enfermedades tenemos en frente:

· La gripe suele presentarse de forma repentina, mientras que el resfriado lo hace de forma más lenta.

· Los resfriados causan en las personas un nivel de agotamiento leve o moderado. Por otro lado, las personas con gripe sufren de un alto nivel de cansancio.

· Cuando tenemos gripe la garganta nos molesta constantemente, provocando dolor en esa parte del cuerpo, Por otra parte, cuando tenemos un resfriado la garganta no suele aquejarnos.

· La gripe también reduce el apetito, a diferencia del resfriado en donde nuestro apetito se mantiene de forma normal. Además, la gripe también genera dolor muscular, a diferencia del resfriado que no produce dolor en los músculos.

En ambos casos es altamente recomendable acudir a un doctor para que efectúe el diagnóstico adecuado. La opinión de un especialista además de despejar nuestras dudas sobre la enfermedad, nos brindará el tratamiento adecuado para superar el mal.

El mal de los conejos locos

La lectura que a continuación se te presento fue extraído de la página http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=51916&origen=RSSy publicado por Malen Ruíz de Elvira, ella nos habla un poco de los priones lo cuales abordaremos en la sesión del día de hoy  y nos comenta una serie de datos que me parecieron interesantes.

Durante cuatro décadas se ha creído que los conejos constituyen una de las pocas excepciones entre los mamíferos, al ser resistentes a las enfermedades causadas por priones, unas proteínas misteriosas que, cuando están mal plegadas, son la causa de la enfermedad de las vacas locas, transmisible a humanos.
 Ahora, unos largos experimentos han permitido comprobar que los priones pueden infectar también a los conejos, lo que plantea la conveniencia de no utilizar en su alimentación proteínas animales. “Si bien nuestros datos confirman que los conejos no pueden considerarse una especie resistente a los priones, los tiempos de incubación tan largos que requiere su replicación predicen que sea poco probable que pueda ocurrir una epidemia como la de las vacas locas”, explica tranquilizadoramente Joaquín Castilla, que ha dirigido la investigación de un equipo internacional. En el primer paso de este trabajo, en tubos de ensayo, se infectó tejido cerebral de conejo con priones de diversas especies y prácticamente todas superaron la barrera de transmisión. Así, se consiguió ver por primera vez un prión de conejo. En la segunda fase se intentaron infectar conejos vivos y se observó que efectivamente, como señalaban experimentos anteriores, era un proceso difícil. Sin embargo, no era imposible, aunque sí lento, ya que al cabo de 800 días uno de los tres animales mostró todos los síntomas de la infección. Finalmente, se inocularon los priones obtenidos de este animal en dos modelos animales transgénicos (ratones y conejos) y se demostró así la capacidad del prión para transmitirse a través de la misma especie. Los resultados se publican en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. “En nuestro laboratorio trabajamos en el estudio de las barreras de transmisión de los priones. Tratamos de entender por qué existen priones como los de oveja (el scrapie clásico) que no infectan a humanos, y otros, como los priones bovinos, que son responsables del mal de las vacas locas que afecta a humanos”, señala Castilla, del centro vasco CIC BioGUNE. “La capacidad de adaptación de los priones en su paso a través de las distintas especies hace prever que cualquier mamífero es susceptible de ser infectado y que la única manera segura de evitarlo es mediante una alimentación que evite el contacto con proteínas animales”, concluye.

El objetivo final de este amplio y activo campo de investigación es desarrollar nuevas estrategias terapéuticas contra las encefalopatías espongiformes transmisibles.
Hay que recordar que hace poco más de 25 años también se creía que las vacas no sufrían estas enfermedades neurodegenerativas, que sí se conocían en las ovejas, por lo que fue una sorpresa preocupante comprobar lo contrario a través de la epidemia de los años noventa que tantas consecuencias sociales y económicas tuvo.  

¿Qué es la anemia?

El texto que a continuación se presenta fue tomado de la pagina electrónica de National Heart Lung and Blood Institud y se publicó en enero del 2011, nos dan a conocer brevemente lo que es la anemia, un padecimiento muy común en cualquier estrato social.
La anemia es una enfermedad en la que la sangre tiene menos glóbulos rojos de lo normal. Los glóbulos rojos son células que conforman la sangre. También se presenta anemia cuando los glóbulos rojos no contienen suficiente hemoglobina. La hemoglobina es una proteína rica en hierro que le da a la sangre el color rojo. Esta proteína les permite a los glóbulos rojos transportar el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo.

Si se tiene anemia, el cuerpo no recibe suficiente sangre rica en oxígeno. Como resultado, se puede sentir cansado y tener otros síntomas. En los casos graves o prolongados de anemia, la falta de oxígeno en la sangre puede causar lesiones en el corazón, el cerebro y otros órganos del cuerpo. La anemia muy grave puede incluso causar la muerte.

La sangre tiene varios componentes, entre ellos los glóbulos rojos, los glóbulos blancos, las plaquetas y el plasma (la parte líquida de la sangre).

Los glóbulos rojos tienen forma de disco y se ven como una rosquilla sin agujero en el centro. Transportan oxígeno y retiran del cuerpo el dióxido de carbono, que es un producto de desecho. Estas células se producen en la médula ósea, que es un tejido esponjoso que se encuentra en el interior de los huesos.

Los glóbulos blancos y las plaquetas también se producen en la médula ósea. Los glóbulos blancos ayudan a combatir las infecciones. Las plaquetas se unen unas a otras para sellar cortaduras pequeñas o rupturas de las paredes de los vasos sanguíneos y detener el sangrado. En algunas clases de anemia los tres tipos de células de la sangre pueden estar disminuidos.

Existen tres causas principales de la anemia: pérdida de sangre, falta de producción de glóbulos rojos o mayor velocidad de destrucción de los glóbulos rojos. Estas causas pueden deberse a varias enfermedades, problemas de salud o factores de otro tipo.